El año de las Decisiones Difíciles

Este año sin duda ha sido un año de retos. Con la llegada de la pandemia  y las consecuencias que ésta ha traído a nivel mundial, los humanos hemos sido retados como especie. A nivel global, gobiernos y autoridades han tenido que evaluar y aplicar medidas para proteger a los sistemas de salud buscando salvar el mayor numero de vidas posibles. A nivel local, gobernadores y jueces han tenido que definir las necesidades de su estado para adecuar la realidad a lo que sus habitantes necesitan. A nivel social, se ha tenido que dar prioridad a la salud y su protección ante eventos y festejos tradicionales.  

Y a nivel personal, ¿qué decisiones difíciles hemos tenido que tomar?  

Desde visitar a nuestros seres queridos o asistir a eventos familiares,   decidir acerca de la educación de nuestros hijos o planear viajes y reuniones de trabajo, este año el reto principal ha sido la toma de decisiones con claridad.  

Con la propagación del COVID-19, no sólo se presentó una dispersión del virus y  los contagios  sino también se disparó una ansiedad generalizada alrededor de ésta y de los muchos cambios que se han tenido que llevar a cabo como consecuencia. Decisiones que antes eran naturales o que no requerían de mayor análisis, ahora requieren de una evaluación detallada y minuciosa. El ver o no a la familia, el asistir a la escuela presencial o en linea,  el viajar para las vacaciones, ir de compras o pedirlo en linea, salir a cenar con amigos, participar en actividades extracurriculares, todas decisiones ahora complicadas y causantes de ansiedad.  

Quizás, lo difícil de estas decisiones no se basa en determinar cuál es la mejor decisión, lo difícil de estas decisiones es que nos hace cuestionarnos qué pensamos realmente y qué estamos dispuestos a hacer y arriesgar. Creo que el reto más grande que hemos vivido a nivel individual es el confrontarnos con nosotros mismos y nuestros principios y valores. 

Identificar si las decisiones que tomamos son influenciadas por lo que los demás hacen 

o piensan y si somos capaces de llegar a nuestras  propias conclusiones y  

sostenerlas aún cuando alguien ve las cosas de manera distinta.

Cuando tomamos una decisión en base a lo que nosotros pensamos y estamos dispuestos a hacer, podemos asumir el riesgo y las consecuencias con mayor aceptación y con absoluta conciencia de ellas. Esto es un reto que tenemos los humanos siempre, pero que este año se ha hecho aún más evidente. 

El fin de ano, siempre es un buen momento para reflexionar acerca de las lecciones aprendidas. Que este año, el aprendizaje principal este basado en nosotros mismos y en nuestra capacidad de tomar decisiones difíciles. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s